Disfrutar de una comida al aire libre

Con la llegada del buen tiempo y el aumento de las temperaturas, sienta bien hacer una ruta de senderismo, o cualquier actividad al aire libre. Desde Farmaferoles.com te recordamos algunos consejos a tener en cuenta para disfrutar de ellas:

  • Usa ropa y calzado apropiados para el tipo de actividad que vas a realizar.
  • Protégete del sol y protege a los demás, sobre todo a los más pequeños de la casa. Utiliza protectores solares apropiados para tu tipo de piel y gafas de sol para la protección de los ojos.
  • Incluye en la mochila un repelente de insectos. Durante esta época del año los mosquitos y avispas son los insectos más molestos para aquellos que quieren disfrutar del aire libre.
  • En el caso de que en el grupo haya personas alérgicas, resulta fundamental llevar los medicamentos adecuados para evitar posibles reacciones a picaduras, alimentos, etc.
  • Recuerda que antes de realizar ejercicio físico, no debes olvidar calentar tus músculos y articulaciones para evitar lesiones. Una vez terminada la actividad, acuérdate de hacer ejercicios de estiramiento.
  • Si vas a hacer senderismo, no olvides llevar cargado el móvil  e incluye un cargador portátil para posibles emergencias. También es recomendable el uso de aplicaciones de geolocalización.
  • No olvides llevar un botiquín con material de cura y algunos medicamentos básicos como analgésicos y antipiréticos.
  • Guardar en la mochila agua abundante, alguna pieza de fruta o algún otro tentempié puede resultar muy útil para reponer fuerzas y evitar las bajadas de azúcar.

Si el plan incluye una comida al aire libre ¿cómo organizar y transportar la nevera portatil?:

  • Los alimentos se guardan en la nevera portátil en el último momento y deben haber estado toda la noche enfriándose en el frigorífico.
  • Para transportarlos hay que utilizar neveras con bolsas o elementos refrigerantes o cubitos de hielo, protegidos para que no goteen agua.
  • Cuidado con los alimentos, una vez que los cubitos que se han derretido, ya que podrían dejar de estar seguros.
  • Separar los productos crudos de los cocinados.
  • Aislar en recipientes herméticos la carne y el pescado crudo. Y colocarlos en el fondo de la nevera, para evitar que se desprendan jugos que puedan contaminar el resto de alimentos.
  • Durante el viaje, la nevera debe estar en el lugar más fresco del vehículo y si es preciso utilizar el aire acondicionado.
  • Cuando se lleva al destino, lo primero es sacar la nevera y ponerla a la sombra.
  • No abrir la nevera si no es necesario, cada vez que se abre pierde frío.

Para manipular los alimentos:

  • Lavarse las manos antes de empezar a manipular los alimentos. Cuando no sea posible, las toallitas húmedas son una buena opción.
  • Preparar las ensaladas en el último momento, nunca en casa. Mezclar ingredientes crudos y cocinados (por ejemplo, espinacas y pasta cocina) con antelación y a temperatura ambiente favorece la contaminación.
  • Cocinar la tortilla de patatas con suficiente antelación para poderla enfriar. Cuajar bien el huevo.
  • Evitar las salsas que lleven huevo. Las salsas comerciales reciben un tratamiento de esterilización que garantiza su salubridad, pero una vez abierto el envase se debe consumir en un espacio breve de tiempo ya que se pueden recontaminar.
  • Lavar los vegetales crudos y la fruta en casa. Es el mejor lugar para hacerlo.
  • En verano, aprovechar la fruta que es más variada y sabrosa. Hay que pelarla si no se ha lavado antes en casa.
  • Conservar en frío hasta el último momento los postres lácteos y los que están hecho a base de huevo.

Si haces barbacoa…

  • Sólo se puede hacer barbacoa en las áreas recreativas señalizadas. En el resto de las zonas está prohibido.
  • Preparar el fuego con suficiente tiempo para que haga brasas. El fuego vivo quema la superficie y deja cruda la carne en su interior.
  • Comprobar que la carne está bien cocinada y que no desprende líquidos sanguinolentos, así garantizamos la eliminación de posibles gérmenes. Tampoco hay que chamuscarla porque favorece la formación de hidrocarburos aromáticos.
  • No mezclar carne cruda con carne cocinada. Esperar a que toda esté hecha para llenar nuevamente la parrilla con carne cruda.
  • No colocar la carne asada en las bandejas utilizadas con la carne cruda, ni tampoco utilizar los mismos utensilios para una y otra carne.
  • Para finalizar y antes de irse, recoger todos los restos y desperdicios y apagar el fuego.
Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *